La energía más limpia y más cercana es la que generan nuestras propias piernas. Ya habíamos visto por aquí varias iniciativas que utilizaban la energía generada con el pedaleo en una bicicleta estática como las bicilavadoras o los gimnasios ecológicos. Hay dos tipos de “bicigeneradores”: aquellos que aprovechan directamente la energía mecánica y las que la transforman en electricidad mediante un motor. En Maya Pedal no han perdido el tiempo a la hora de generar ideas para aprovechar este mecanismo. Picar alimentos, licuar y bombear agua ya no requieren de electricidad para ellos. Es un gran aporte para las comunidades porque les permite trabajar y realizar labores de campo ahorrando dinero y materiales además de brindarles la posibilidad de utilizar maquinaria en lugares desprovistos de red eléctrica.

h

Bicigeneradores-bicicletas-máquinas-evolución-verde

 

Si lo que os interesa es generar vuestra propia electricidad cuando y donde queráis gracias a una bicicleta estática, entonces encontraréis el tutorial para construiros uno en Instructables. Su autor nos recomienda unas cuantas actividades estimulantes y motivadoras para hacer ejercicio como recargar nuestros dispositivos móviles, hacernos un desayuno “eco” conectando el bicigenerador a la tostadora o hacernos un batido con la fuerza de nuestras piernas.

h

Bicigenerador-electricidad-bicicleta-evolución-verde