He rebuscado entre las mejores ideas para ver en qué se pueden convertir los envases de plástico grandes tipo detergentes. Y la verdad, me he sorprendido tanto por la utilidad como por lo acabados elegantes de por ejemplo estos floreros plateados. Pareciera que un poco de plata da brío a cualquier objeto a punto de ser desechado. Las estanterías también quedan chulas en un contexto más pop-art.

Las lámparas con envases de plástico siempre son un poco arriesgadas pero con el toque adecuado se gana en color.

Por último, algunas utilidades. Recordad, más vale reutilizar un envase antes de reciclarlo que comprar y tener 1 millón de cosas inútiles y, a la larga, olvidarlas.

Vía:  Superuse | Recyclart | Apartmenttherapy | Fieltro.net