Analía Blanco es una ingeniera industrial de origen argentino que ha desarrollado un dispositivo para reciclar el aceite de desecho que se genera en los hogares y reconvertirlos en pastillas de jabón. Su diseño permite que las sustancias químicas que se utilizan en la elaboración de jabón se mezclen de manera segura y se evite el vertido de aceite al fregadero (1 litro de aceite contamina 1000 litros de agua) aprovechando además el calor emitido en la reacción química que se produce.

Su invento es una solución a la falta de containers para el aceite usado a la vez que adapta una técnica tradicional al estilo de vida actual en el que tenemos que confiar en los electrodomésticos para salvar la falta de tiempo. Su proyecto ha sido desarrollado en una incubadora valenciana para emprendedores, Socialnest, y se encuentra ahora mismo en fase de perfeccionamiento antes de salir al mercado.

Fábrica de jabón Analía Blanco