gamping1Después de Couchsurfing, airbnb o glamping, parecía que ya habíamos agotado la capacidad de sorprendermos en materia de turismo colaborativo. Una de las últimas opciones para viajeros atrevidos es el “gamping”, mezcla de las palabras garden y camping. Como si de una regresión a la infancia se tratará, el gamping consiste en acampar en el jardín pero, en este caso, en jardines ajenos. Por unos pocos euros, los propietarios alquilan su jardín a los campistas con una serie de servicios opcionales.

Con el mismo espíritu comunitario de otras iniciativas, permite no sólo conocer un país por sus paisajes pero también por sus gentes. Se puede elegir desde terrenos privados cerca del mar, en la montaña, islas o en “hermosas residencias”.

La idea surgió en la cabeza de un joven francés que quería ofrecer una alternativa innovadora a los campings. Volvía de un viaje cuando llegó a su casa y, ¡sorpresa!, no encontró las llaves para entrar. No le quedó más remedio que acampar en su propio jardín. Después de redescubrir lo fascinante de acampar en el jardín decidió extender la experiencia a través de gamping.es. Y con el verano a la vuelta de la esquina…qué mejor que este opción tan económica para disfrutar de la naturaleza.