04/08/10

gimnasios ecológicos

La energía que desprendemos en el gimnasio puede ser perfectamente aprovechable y transformada en electricidad. A muchos se os habrá pasado por la cabeza el desperdicio de energía que se genera en las salas de máquinas. Pues, lo mismo pensó el ingeniero Jay Whelan de Green Revolution y se puso manos a la obra para crear un prototipo de bicicleta estática que ya se encuentra en algunos gimnasios de Estados Unidos.

Las bicis estáticas usan sólo un 10% de la energía que producen para su propio funcionamiento, el 90% restante se disipa en forma de calor. Esta energía, si se aprovechase, sería suficiente para mantener encendida la música y las luces del gimnasio, y quizás, un excedente de electricidad según el número de bicis en marcha.

Para las empresas de fitness es una opción muy interesante, a parte de ahorrarse los gastos de la factura de la luz, es una muy buena publicidad ahora que la gente está concienciada con el medio ambiente. Añadiría que si el ejercicio físico nos produce sensación de satisfacción, ésta sería doble si sabemos que estamos contribuyendo a disminuir nuestra huella ecológica.