22/09/09

Una de las cosas de las que más se queja la gente en las ciudades es de la falta de parques, pero a veces es tal la construcción que no hay siquiera espacio. Una solución es verticalizar estos espacios verdes. No se puede jugar a la pelota en ellos pero mejoran la calidad del ambiente y cambian la fisionomía urbana de gris a verde. Esta idea ha sido perfeccionada por el botánico metido a paisajista, Patrick Blanc, un francés que ha patentado su técnica de jardines verticales que pueden llegar a cubrir los muros de todo un edificio. Su obra más conocida en España es la del CaixaForum de Madrid, un impresionante tapiz natural de 460 m2.

Este método se inspira de la capacidad de las plantas de crecer sobre los troncos de los árboles en climas tropicales y de la vegetación de los acantilados. Es el llamado cultivo hidropónico, las plantas no disponen de tierra, el agua de riego incluye los nutrientes y se extiende de arriba hacia abajo.

Sus cualidades no son meramente paisajísticas, también aíslan térmicamente y fónicamente promoviendo el ahorro energético en calefacción y aire acondicionado. No hay que decir que además las plantas purifican el aire y agrandan el pulmón verde de las ciudades.

.

Jardin vertical del CaixaForum Madrid

Hotel Athenaeum de Londres, Inglaterra, también obra de Patrick Blanc

Para que las plantas se sostengan sobre la pared hay una estructura escondida compuesta por un armazón de metal sobre el que se coloca una malla impermeable de PVC. Encima de esta se encuentra una capa de felpa de poliamida resistente a la corrosión y con una alta capilaridad para que el agua se distribuya homogéneamente. Es en esta malla que se insertan las plantas y la red de tubos de irrigación. Abajo del jardín se encuentra una canaleta para recoger el agua sobrante.