Un nuevo y espectacular jardín vertical acaba de ver la luz en Madrid. Se trata del jardín colgante del hotel Mercure Santo Domingo de Madrid que se encuentra instalado en su patio interior. Y pequeño no es, el jardín ocupa una área de más de 1000 m2, el equivalente a dos pistas de tenis. Entre sus 110 especies de plantas (2.500 ejemplares en total) se encuentran arbustos e incluso árboles. Se han escogido variedades autóctonas para asegurarse su supervivencia y las flores son de temporada para aprovechar todos los coloridos. Además, como indica el director técnico de esta obra viviente, Manuel Pasquín, la variedad de plantas no solo hace bonito sino que también es una manera de evitar plagas (uno de los principales fundamentos de la agricultura ecológica).

Las ventajas son el aislamiento acústico y térmico además de la absorción de CO2, pero en este caso, debido a su tamaño, su capacidad de absorción es de 25.000 kg de CO2 al año. Produce el oxígeno necesario para 200 personas en un día y el aislamiento térmico proporcionado por 50 máquinas de  aire acondicionado.

Las plantas se sostienen en andamios horizontales, por lo que no hay un 100% de verticalidad al estilo de los jardines de Patrick Blanc pero si permite jugar con más elementos, como poner flores a la misma altura que las copas los árboles. Este bosque a pequeña escala cuenta con una cascada artificial de 20 metros que completa esta obra de arte verde con intenciones de teletransportarnos del centro capital a los verdes bosques de las montañas.