La idea de proporcionar luz mediante botellas de agua se le ocurrió a un brasileño, para más señas Don Alfredo, que en medio de un apagón tuvo una iluminación: cómo obtener luz independientemente de la corriente eléctrica? El ingenio consiste en rellenar botellas de 2L con agua limpia y un par de tapitas de cloro a lo que se le añade un envase de carrete fotográfico (de los antiguos) que se incrusta sobre el tapón para protegerlo.

Las botellas sobresalen por agujeros en el techo y se produce un efecto amplificador de la luz debido al índice de refracción del agua. Según los probadores de tal invento no hay goteras y tampoco deja de funcionar cuándo llueve (entendemos que la iluminación exterior disminuye). Aunque sencillo, equivale a una bombilla de entre 40 y 60 W. Teniendo en cuenta el ahorro de luz no es un descubrimiento nada desdeñable.

Obviamente no todo el mundo puede agujerear el techo de su casa, pero si es una buena idea para refugios, casitas de aperos o cuartos de almacenaje. Los que más pueden ganar con esta idea son poblaciones desfavorecidas que no disponen de electricidad y espero que se hagan eco de esta idea.

.