Mine Kafon evolucionverde.es

Sería difícil imaginar un mundo sin guerras así como que un invento de bajo coste y realizado con materiales reciclables fuera capaz de poner freno a una de sus peores lacras. Las minas, esas armas mutiladoras, tan baratas y tan crueles necesitan de un equipo altamente especializado y caro para su detección y eliminación. De allí, a que pasadas la guerras persistan durante décadas escondidas.

Massoud Hassani, un diseñador de origen afgano que creció como refugiado en Holanda, ha inventado un nuevo dispositivo contras las minas llamado “Mine Kafon” que funciona empujado por el viento y está fabricado con bambú, un núcleo de hierro y plásticos biodegradables. El aparato, sencillo e ingenioso, camina con sus decenas de platos con el peso suficiente para activar las minas.

Resiste el impacto de hasta cuatro minas, y aunque sólo puede desminar la mitad de las minas, como su propio autor indica: “Cada mina destruida significa una vida a salvo y cada vida cuenta.” Sólo en Afganistán hay más de 10 millones de minas. Cada Mine Kafon cuesta 40 euros y se financian gracias a las donaciones a través de su blog.