airpurifyingbicycle.png.662x0_q100_crop-scaleh

Las bicicletas son ya de por sí uno de los medios de transporte más sostenibles, pero y si además transformarán la contaminación en oxígeno? Esto es lo que se plantearon en el estudio de diseño Lightfog originarios de Bangkok, una ciudad muy contaminada que probablemente les puso la idea en bandeja.

El concepto de este diseño es una bicicleta eléctrica que no sólo cuenta con un filtro de aire en el manillar si no que además incorpora un sistema que imita la fotosíntesis generando oxígeno a partir de una reacción química entre el agua y la electricidad de una batería de litio que proporciona la energía a la bicicleta.

Aún están en la fase de creación del prototipo, y probablemente una sola bicicleta no genere mucho oxígeno, si es que lo llegan a conseguir. Pero, si muchas de estas bicicletas estuvieran en circulación no sólo se disminuiría la contaminación, como ya de por sí lo hacen las bicicletas comunes, sino que se iría un paso más allá y se purificaría parte del aire de una ciudad populosa y contaminante como Bangkok o cualquier otra ciudad que sufra los estragos de los gases contaminantes.


Tagged with:
 

Tener las calles limpias de cacas de perros y energía gratis es algo a lo que nadie diría que no. El proyecto StreetKleen BIO Project propone usar los excrementos de perros para crear biogás en los parques públicos. Es un esfuerzo comunitario que promueve el civismo entre aquellos que tienen mascotas para que dejen las calles como las encontraron, y se pretende a la vez disminuir el impacto del metano (CH4). El metano es el gas que desprenden los excrementos y es entre 30 y 70 veces más potente que el dióxido de carbono (CO2) como gas de efecto invernadero.

En un contenedor estanco se produce la digestión anaerobia (en ausencia  de oxígeno) de los deshechos orgánicos por parte de microorganismos. A medida que el biodigestor se va llenando, alguien tiene que girar la manivela para revolver el contenido de manera que el metano suba a la parte de arriba. A través de una tubería se quema el metano para alumbrar con su llama una farola.

Biodigestor parques públicos

Al final del proceso se genera dióxido de carbono y agua, y a pesar de emanar CO2, éste gas resulta mucho menos contaminante que el metano cuyas fuentes de contaminación no se suelen tener en cuenta. Las ventajas de este sistema es la contribución al reciclaje de nutrientes, el tratamiento de residuos y el control de los olores.


08/06/10

Ceracasa es una empresa fabricante de cerámicas que apuesta por la innovación más allá de cualquier otra empresa de su sector. En conjunto con FMC-FORET y en colaboración con el Instituto de Tecnología Química de la Universidad Politécnica de Valencia han desarrollado Bionictile, unos módulos de cerámica revestidos por un esmalte capaz de catalizar los nitratos de oxígeno contaminantes gracias a los rayos UV del sol. Para descomponer la máxima cantidad de nitratos de oxígeno, el esmalte imita el microrelieve de las hojas para aumentar la superfície que contacta con el aire.

.
CERACASA-LIFEWALL-lo

Para que os hagaís una idea, los nitratos de oxígeno (NOx) son contaminantes atmosféricos principalmente emitidos por los coches durante la combustión del petróleo. Reaccionan con el aire y la luz solar formando el “smog” de las ciudades, es decir, la niebla contaminante que envuelve las grandes ciudades. Los NOx también contribuyen a la formación de la lluvia ácida.

Pero la cosa va más allá, junto con Emilio Llobat de Maqla Architects y Azahar Energy han reinventado las cerámicas Bionictile para que sirvan de soporte a plantas formando un jardín vertical modular llamado Lifewall. Los nitratos de oxígeno descompuestos sirven como fertilizante a las plantas que a su vez absorben el dióxido de carbono. El resultado es una fachada ecoeficiente que descontamina los dos principales contaminantes del aire mediante la imitación de un ecosistema.

Via: Inhabitat


04/10/09

Siguiendo la estela de los jardines verticales, la solución del espacio en las ciudades siempre pasa por mirar hacia arriba. En este caso, la producción alimentaria pasaría a localizarse en edificios especialmente diseñados para tal efecto como el proyecto de granja vertical de la empresa Plantagon, un edificio redondo de cubierta transparente dentro del cual hay una rampa que sube en espiral dónde se localizarían los huertos. La granja nutriría de alimentos a la ciudad evitando el transporte desde el campo y produciría oxígeno que limpiaría el aire contaminado de la ciudad.

Otras propuestas como la Harvest Green Tower en Vancouver, no sólo incluiría el cultivo de hortalizas pero también zonas de pastoreo, una piscifactoría y tiendas de venta directa de sus productos así como viviendas, restaurantes y zonas de entretenimiento. La fuente de energía sería completamente renovable con turbinas de viento, placas fotovoltaicas, una bomba de calor geotérmica y generación de metano a partir del compostaje. Una cisterna en lo alto de la torre proporcionaría el agua para los cultivos y el ganado. Ya veis, un todo en uno, no sólo produce todo lo que necesitamos para vivir sino que además ni gasta ni contamina.

Y por último, el edificio Dragonfly de Vincent Callebaut, también es una granja vertical que sigue los conceptos de autosuficiencia energética y sostenibilidad ambiental. Está diseñada para construirse en la isla de Roosevelt en Nueva York, y haciendo homenaje al skyline de esta ciudad dispone de ni más ni menos que 128 pisos. Su diseño se inspira en las alas de un dragón, en el hueco del ala se sitúa un gran invernadero revestido por placas solares en su parte más curva y tres turbinas eólicas que despuntan de la torre principal. Tiene capacidad para albergar una gran zona dedicada a la agricultura, viviendas, oficinas y laboratorios. La estrategia para mantener la temperatura es la acumulación de calor entre las dos alas en invierno y un sistema de ventilación natural de aire fresco en verano.

Jardines verticales

On March 1, 2011, in Arquitectura, by bex
0

22/09/09

Una de las cosas de las que más se queja la gente en las ciudades es de la falta de parques, pero a veces es tal la construcción que no hay siquiera espacio. Una solución es verticalizar estos espacios verdes. No se puede jugar a la pelota en ellos pero mejoran la calidad del ambiente y cambian la fisionomía urbana de gris a verde. Esta idea ha sido perfeccionada por el botánico metido a paisajista, Patrick Blanc, un francés que ha patentado su técnica de jardines verticales que pueden llegar a cubrir los muros de todo un edificio. Su obra más conocida en España es la del CaixaForum de Madrid, un impresionante tapiz natural de 460 m2.

Este método se inspira de la capacidad de las plantas de crecer sobre los troncos de los árboles en climas tropicales y de la vegetación de los acantilados. Es el llamado cultivo hidropónico, las plantas no disponen de tierra, el agua de riego incluye los nutrientes y se extiende de arriba hacia abajo.

Sus cualidades no son meramente paisajísticas, también aíslan térmicamente y fónicamente promoviendo el ahorro energético en calefacción y aire acondicionado. No hay que decir que además las plantas purifican el aire y agrandan el pulmón verde de las ciudades.

.

Jardin vertical del CaixaForum Madrid

Hotel Athenaeum de Londres, Inglaterra, también obra de Patrick Blanc

Para que las plantas se sostengan sobre la pared hay una estructura escondida compuesta por un armazón de metal sobre el que se coloca una malla impermeable de PVC. Encima de esta se encuentra una capa de felpa de poliamida resistente a la corrosión y con una alta capilaridad para que el agua se distribuya homogéneamente. Es en esta malla que se insertan las plantas y la red de tubos de irrigación. Abajo del jardín se encuentra una canaleta para recoger el agua sobrante.