Si es un balón de fútbol sOccket, sí. Este balón fue diseñado por cuatro chicas estudiantes de Harvard que pensaron en cómo podían conseguir energía renovable en países empobrecidos. Y a qué se dedican más horas ya sea en África o en cualquier otra parte del mundo? Al fútbol, 4 horas al día de media nada más y nada menos. La idea es que la energía generada por los golpes de balón (energía cinética) se almacene para un uso posterior, como por ejemplo para una luz led, y sustituya las lámparas de queroseno que intoxican de humo las viviendas. Os suena esto de algo? Quizás a las bombillas Nokero que ya publicamos hace un tiempo.

Bastan 30 min de actividad con el balón para generar 3 horas de luz led. Y por si no fuera poco, está hecho de material reciclado en un 95 %. Es curioso que lo hayan inventado en un país dónde precisamente al fútbol no se juega mucho y es una idea excelente que conjuga varios factores sociales con una gran aplicabilidad en cualquier país del mundo.